Panza arriba: estado de bienestar que adoptaba la pequeñita Col muy a menudo.



jueves, 29 de diciembre de 2011

Especially me



Una gran taza de café solo, media docena de pastas de te y un par de onzas de chocolate que me supieron a gloria, fue mi temprano desayuno después de haber podido dormir de tirón dos insuficientes horitas en el Refugio, o mas bien, en la estupenda casa rural de Crest.

Horas antes, en una noche cerrada y muy fría, Emilio, Iosu y yo, descendíamos del Col de Pinter por un empinado y abrupto sendero.
Todo mi cuerpo, con ayuda de los bastones, llevaba luchando contra el sueño ya unas cuantas horas, pero poco a poco notaba que iba perdiendo la batalla. Mis compañeros me hablaban, pero a mi me resultaba difícil seguirles el hilo de la conversación.

En cuanto oteé, con mis somnolientos y practicamente cerrados ojos, el pequeño pueblo de Crest les comente que yo me quedaba, obligado, a intentar dormir las dos horas que, como máximo, nos dejaban descansar en los refugios.
Un "Hasta Luego" para ellos;y el hombre que cuidaba del refugio y esa noche también de nosotros, me llevo hasta mi litera. Caí redondo.

Cuando deje Crest, desayunado, algo mas descansado, pero tan sucio como había llegado, no había comenzado todavía a amanecer. Hacia frío.
Tome el camino que marcaban las balizas todavía con la ayuda del frontal en la frente. Estaba solo.
Durante las siguientes horas caminé en un perfecto silencio, mientras el esperado sol no salia y la regular pista, por la cual descendía valle abajo, atravesaba un bosque de altísimos pinos.
Me sentía inesperadamente bien, muy bien. Ahora si, bien despierto y con un día por delante colmado de promesas.

Cuando llegue kilómetros después al control de Saint Jacques, el sol ascendía detrás de las montañas y las sombras que me habían acompañado durante la noche desaparecían.
Martxelo que acababa de llegar me salió a recibir. Nos saludamos, pase el control, pero quise salir cuanto antes.
Me sentía con fuerzas. Me sentía especialmente bien.

Dejar el pequeño pueblo en el fondo del valle y la pista comenzaba rápidamente a ascender en zig zag por un tupido bosque, que ocultaba totalmente la visión de las montañas que llevaban haciendonos compañía tres días.
Sin tener en cuenta todo lo que me quedaba por delante todavía, inconscientemente y valiéndome de unas excelentes sensaciones, aligeré el paso. El ritmo que llevaba era todo lo alto que podía, que podían llevar mis piernas con mas de 200 kilómetros.
Adelanté a dos compañeros y nos saludamos efusivamente.
Sudaba. El corazón me latía con fuerza, pero las piernas respondían. Y mi cabeza también.

Cuando terminé de cruzar, practicamente a la carrera aquel bosque y llegué a los pastizales, se abrió ante mi todo el valle. En el fondo, la visión de la figura del Monte Rosa con sus glaciares, me paralizo. Sin aliento. Momento en el que me quede inmóvil. Otra vez solo el silencio me rodeaba y a este, las montañas altas y distantes. 
Los primeros rayos solares de esa mañana daban de lleno sobre el hielo de los glaciares. La fotografía era preciosa. Color Rosa. 
No podía parar, debía proseguir. Seguía subiendo por aquella pradera que me llevaba hacia el Refugio del Grand Tournalin, pero de vez en cuando paraba y giraba la cabeza totalmente hipnotizado por aquella maravillosa visión.
No había cansancio. Tenía la sensación de poder saltar desde estos pastos cortos y limpiamente llegar, directo, a las montañas. No me sentía en absoluto extranjero en aquel lugar.

El camino seguía serpenteando a lo largo de la subida y poco a poco entraba en un valle mas profundo, mas estrecho y con un pequeño y rabioso riachuelo que bajaba de tierras mas altas. El valle de Ayas, custodiado por grandes paredes, entre ellas el Grand Tournalin.
Me detuve mirando en torno. No podía pedir mas.
Yo había venido a Aosta buscando esto.
Me acordé de lo mucho que había entrenado para llegar hasta aquí, de Silvia... Me estremecí, me emocioné. Me sentí el tipo mas afortunado en aquella fría y brillante mañana. En aquel mágico día.

Luego de una muy especial y breve parada, seguí subiendo la pendiente a paso vivo, buscando con la vista el famoso Refugio. Al llegar a una vuelta brusca del sendero me pareció ver un poco mas arriba la figura de mi buen compañero Iosu. Aceleré un poco mas la marcha para acercarme, pero no quise gritar ni llamarle hasta no estar junto a el. No quería romper el momento que seguro que el también estaría viviendo.

Ya a su altura: Hola Iosu, me alegro de haberte encontrado. Yo también, Asís.
Los dos sonreímos.

Que afortunados fuimos de haber podido vivir aquellos días.
De lo mejor de este año que acaba.


Cuando subía valle arriba a la vera del riachuelo, sentía que yo también Fluía como un objeto mas del cuadro. Como cuando una canción suena perfecta y llena del todo el momento.
Low, ha publicado este año su noveno disco, un discazo, C´mon.

Me sentí como esta canción. Especially me.

Col.

sábado, 24 de diciembre de 2011

FELIZ NAVIDAD

                                                   y
                                                    
                                  FELICES FIESTAS!!!



Ahora todavía y mientras no nos las muevan, prohíban o quiten, disfrutémoslas tal como a cada uno le apetezca.

Col.

martes, 20 de diciembre de 2011

Calendario deportivo.

¿Qué sera de mí en el 2012? ¿Como saberlo?

De momento ya tengo contratadas con el imprevisible Destino varias jornadas para el año que viene. Jornadas deportivas. Espero que cumpla.

Mi propósito para el año 2012 es inscribirme solamente en distancias "cortas". Dejar fuera de mi anárquico calendario las pruebas de dos noches, ó más. Donde por mis características y el kilómetraje, un tanto por ciento muy alto de los kilómetros los hago andando mas que corriendo.
Me apetece probarme, corriendo de verdad, sobre distancias de 80, 90 y 100 mil metros, jornadas de no mas de 20 horas. Y dejar en barbecho las distancias interminables.
Pruebas como Apuko Ultra Trail, Hiru Haundiak, Goierriko 2h, CCC Mont Blanc,...son las que me "sulibeyan" y las que marcaran la mayoría de mis entrenos.

Pero...siempre hay una excepción, una irregularidad, una Luz.
Esta vez la excepción se titula SWISS IRONTRAIL.
Serán 201 kilómetros, cruzando los Alpes del este de Suiza de Sur a Norte y con 11.500 metros de desnivel +.
De nuevo, con un poco de suerte, me tocara "sufrir" dos noches de insomnio.
Vuelta a encadenar inacabables ascensiones, para superar collados de mas de 3000 metros, quizás con nieve si ha habido nevadas tardías y empinadisimos descensos hacia maravillosos valles.
Gestionar las fuerzas en esas jornadas que se hacen larguísimas, siempre pendientes del tiempo y de los cortes, sera primordial. 
Uff, como me atrae todo esto.

Creía que con el Tor de Geants había saciado por completo mi ansia de aventura por una larga temporada, pero otra vez me planto cara a cara con una peripecia "parecida".

Hasta entonces toca disfrutar como he hecho hasta ahora.

Col.

jueves, 15 de diciembre de 2011

Sencillez

Tiempo de falsas apariencias, de mentiras, de palabras huecas, de compromisos no asumidos,...

Una preciosa canción, una inspiradora letra y las manos de Ainhoa Moiua expresan como nadie la Sencillez de lo que debe de ser lo Esencial y de lo que no debemos dejar escapar, nunca.

"Como los recién nacidos necesito latidos
para ver con los oídos lo que mis ojos no oyen"


Zea Mays, el grupo y el titulo de la canción "Negua joan da ta".

"Elurrak joan direnean nire mendien artean
Eguzkia teloian atzekaldean da

Ateratzeko beldur da, beldur eszenikoa
Aspaldi antzeztu ez duen obra honetan

Izpi txiki txikiren bat agertuz doa gaurkoan
Poztasun handi batek besarkatzen nau

Mesedez ozen esan negua joan egin dela
Nire arima hotzak ez du sinizten eta

Laztandu nazazu orain, ur urdinen artean
Orain lainorik ez da, aurpegi biluziak
Ta larrua jotzean garrasirik ozenena,
Gordin amaigabea, negua joan da ta.

Jaio berrien antzera taupaden beharra dut orain
Belarriekin ikusteko nire begiek entzuten ez dutena

Mesedez ozen esan negua joan egin dela
Izara guztiak erre ditut eta

Soinu bakar bakarra zure bularraldean
Negua joan da ta
Borobildu zaizkit ertzak zure ondoan
Izpi lasaigarri bat
Negua joan da ta, negua joan da ta".

Col.

jueves, 8 de diciembre de 2011

Lonely boy

Aprovechando el puente nos hemos escapado estos días a la capital del Reino. Pero de camino, y antes de dar cuenta del vermut de grifo, de las tostas de cabrales y anchoa de la Ardosa o de los buenos amigos, paradita en Colmenar Viejo para la I Carrera de Montaña "Cerro Marmota".

Tras pasar la noche en Tres Cantos, el domingo a las 10 de la mañana, con un día esplendido pero con mucho frió, 4º grados, nos juntamos casi 500 corredores en el Polideportivo de Colmenar para dar cuenta de los 25 kilómetros que nos tienen preparados los de la organización.

El circuito es practicamente todo por pista, cañada real, Camino de Santiago,... sin grandes desniveles, excepto alguna que otra rampa que al final del recorrido se acusa muy a pesar nuestro.

Y algún que otro paso, mas que complicado, divertido.

Al final sin grandes contratiempos, sin forzar demasiado y mas felices que unas castañuelas, cumplimos con la papeleta.
Otra prueba a la saca. Otros 25 kilómetros de monte. Otra vez huyendo, inconscientemente, del asfalto que cada día me gusta menos. 

Todas las pruebas  que suscitan en mi cierta curiosidad para el 2012, son las que se celebran lejos de carreteras asfaltadas o grandes avenidas. Retos que me obligan a entrenar de una forma mas "salvaje" y muchas veces mas Solitaria.
Que hacen que me pierda por Caminos desconocidos, que me juegue el físico en bajadas empinadas, que las jornadas de entrenamiento se disparen a seis o muchas mas horas de "sufrimiento",... que la satisfacción sea inmensa.

Camino. Solitario.
Curioso. Mis amigos The Black Keys también han recogido estos dos términos en su nuevo CD.

Col.

miércoles, 30 de noviembre de 2011

En tos lus frentis

Muchas veces un obsequio, un pequeño detalle, de parte de unos amigos o compañeros, supone un gran motivo de satisfacción. Es una forma de reconocimiento mutuo.
Este gran año he recibido dos.

Cuando aterricé en Donosti nada mas terminar el Tor de Geants, mis amigos supieron como emocionarme. Difícil de olvidar.

Y este fin de semana, con motivo del Maraton de San Sebastian, dos Grandes tipos se han acercado hasta aquí para correrlo: Agustín y Abel.
Para a quién como yo le gusta leer y soñar con proezas, con pruebas imposibles, con una filosofía o forma singular de entender el deporte, sus blogs son referentes e inspiradores y su Club una fuente de retos, los "Jaramugos y Jumentos".
Es un pin. No me lo he quitado desde el domingo, que fue cuando Agustín me lo coloco en la solapa. Es una responsabilidad y un gran orgullo lucirlo.
Muchas Gracias Compañeros.


Me tengo que poner las pilas, debo de estar a la altura de estos gigantes.
Menudo 2012.
Col.

martes, 15 de noviembre de 2011

No me gusta

Una vez mas: No me gusta la Behobia San Sebastian. O más bien: No me gusta en lo que se esta convirtiendo la Behobia San Sebastian.

Este año me tocaba acompañar a tres estupendas mozas. Dos de ellas ya sabían lo que era correr la Behobia y la tercera se estrenaba este año.
Nuestra idea no era otra, conscientes de nuestro nivel, que pasar una estupenda mañana corriendo. Hacer de esta prueba una fiesta. Disfrutar.
Los entrenamientos habían sido un poco irregulares y yo sé, los que entrenamos a diario sabemos, que llegado el día corres como has entrenado. Regla matemática.

Nunca antes me había llevado terminar la Behobia tanto tiempo, 2 horas 25 minutos. Nunca antes había entrado en meta en puestos tan altos y nunca antes había visto escenas tan "dantescas" como las de este año.

En Donosti y en el entorno se vive una paranoia respecto a esta prueba durante los meses previos...bueno, durante todo el año. Todo el mundo te anima a correrla, es "una carrera popular":
-¿como que no has corrido la Behobia? Correla. Ya veras, es muy bonita. Yo la hago en 1:40.
-Es una pasada. La gente te anima mucho. Yo la hago en 1:50.
-¿prepararla? Bueno, empiezas en septiembre y ya esta. Yo así la hago en 1:45.
-Poco a poco seguro que la terminas en 2 horas o menos.

Todo el mundo conoce alguien de su misma "condición atlética", muchas veces nula, que la ha corrido. Y si el ha podido ¿por qué yo no?.

Se le ha perdido el respeto a la distancia, 20 kilómetros. A la orografía del circuito, bastantes metros de desnivel, casi 600 positivos. Y a las condiciones meteorológicas de Noviembre en Gipuzkoa. Tres aspectos poco populares, nada corrientes.
Este domingo los servicios sanitarios tuvieron que atender a mas de 300 personas. Tres de ellos han terminado en la UCI.
Calor, humedad... Sí, de acuerdo. Pero falta de sentido común en muchos participantes también.

Era el kilómetro 9 y ya se veía gente andando, en el once y doce los había vomitando, inconscientes, desfallecidos, al borde del abismo. El que conseguía mantenerse en pie era jaleado por el público, que era mucho y "muy entregado", Vamos que te queda poco! Aguanta!
"Corredores" a quienes les sobraban mas de 15 kilos y poco entrenados, arrancaban del "entendido" público un; Vamos hombre, tu si que tienes merito!   Mientras seguían arrastrándose con la mirada perdida y totalmente sofocados, jugandose quizás la vida.
Las ambulancias, valiéndose de las sirenas, y las motos de la organización a toda pastilla, se abrían paso a través de los corredores, evacuando a quienes podían.

Esto es en lo que se ha convertido la Behobia San Sebastian, en un Todo vale mientras sigamos creciendo. La organización (ufff), los medios de comunicación y los propios corredores deberían de reflexionar sobre el futuro de esta prueba.
Ya se habla de 25.000 participantes para el año que viene.
Ya veremos.

Lo mejor del día.


A pesar de todo lo expuesto, casi todos los de esta foto de arriba repetirán. Y ellos sí son de los que disfrutan.

Col.

domingo, 6 de noviembre de 2011

- Correr + Musica

Falta una semanita para la Behobia San Sebastian. Una semanita para la carrera Popular por excelencia, 23.000 participantes. Toma ya!!!
Cada año unos cuantos miles mas de corredores, su progresión es alucinante, su filosofía es Crecer, cada año mas grande, mas poderosa,...cada año me gusta menos.
Siempre me digo que sera el último año que me ven, pero...vuelvo a picar el anzuelo y como el año pasado volveré a quejarme de la birria de bolsa del corredor, de las aglomeraciones antes, durante y después de la carrera, de los avituallamientos y hasta del mal tiempo que en los últimos años siempre nos acompaña ese día.
¿Algo positivo?  Sí, la ilusión de quien la corre por primera vez. Sí, para quien los 20 kilómetros suponen un gran reto. Este año le acompañaremos a Idoia, para ella en esta su primera vez todo es positivo. 

Con "mi querida" Behobia como único objetivo deportivo a corto plazo durante este mes, Noviembre resulta un mes insulso, soso en lo atlético.
Pero... ¿y en lo musical? Por suerte, muy entretenido. Conciertos y mas conciertos.
El jueves, disfrutamos del buen hacer en directo de Wilco, que nos ofreció otro concierto inolvidable. Ayer tarde-noche encadenamos: los donostiarras Thee Brandy Hips, los bilbainos We are standard, Fanfarlo y los míticos Primal Scream. Ya 20 años del imprescindible "Screamadelica", que ayer tocaron integro.
Y dentro de unos días seguiremos con Margo y sus Cowboys Junkies y para finales de mes Fleet Foxes en Bilbao.

Para acompañar a la pobre literatura de este post, esta vez podía pegar un vídeo del serio Jeff Tweedy tocando, acariciando, la brillante Jesus, etc., o a Gillespie contorneandose al son de Loaded o de la maravillosa voz de Margo Timmins, pero en cambio me voy hacer eco de una de las noticias musicales mas asombrosas e ilusionantes que he leído en los últimos años. Vuelven a juntarse Ian, John, Reni y Mani. Vuelven The Stone Roses.
Imposible olvidar la primera vez que escuche "I Wanna be Adored". Incuestionable el talento de Ian Brown que ha seguido componiendo brillantes piezas y que ha dicho de esta vuelta: "Es una resurrección en vivo, y estáis invitados, así que mejor que estéis allí".  


Ilusión.

Col.

viernes, 28 de octubre de 2011

De nuevo

Tras unas tranquilas, poco deportivas y muy merecidas vacaciones vuelvo a Panza Arriba, bastante bajo de forma pero no falto de motivación.

Llevo días la mar de entretenido planificando e imaginando como sera y en que pruebas me inscribiré el próximo año. Las posibilidades son muchas y tengo que reconocer que tras disfrutar la Tor de Geants "todas" se me antojan asequibles.

Ha pasado ya todo un mes, de la llegada a meta en Courmayeur, pero los buenos recuerdos todavía dibujan una sonrisa en mi cara y seguro que también en la de los nueve vascos que tan contentos posamos así un día antes de la salida.

Edu, Marcelo, Victor, Oscar, Iker
Javi, Asis, Kauldi y Josu.

Hoy, 28 de Octubre, me voy a obsequiar con este vídeo.
Como disfruté el primer disco, London 0 Hull 4, de este grupo, que buenos recuerdos.


Seguiremos luchando para que todas sean Happy Hours!!!

Col.

martes, 11 de octubre de 2011

Ritmo de caza

10 kilometros de carrera, todos a nivel del mar, en 59 minutos no es un ritmo muy veloz. Pero esa fue nuestra marca el domingo en el Cros de las Tres Playas.

El domingo me iba a quedar en casa tranquilito, intentando recuperarme del catarro-gripe que desde el jueves me tenia postrado en cama con fiebre y una tos feisima. 
Pero el sabado a la tarde Silvia se presenta con los dorsales de la prueba, en la cual hacia tiempo que nos habíamos inscrito. Ella sí iba a correr, con dos amigas. Yo hasta ese momento por culpa de la gripe no.
Pero que difícil decir que no a la carrera con el dorsal en la mano.

Bien abrigado y bien dopado pero ya sin fiebre, me presento en la linea de salida el domingo en compañía de las tres chicas y de mi inseparable tos espectral. Que de vez en cuando se dejaba oir y daba toda la impresión que de dónde venía yo no era de la cama, sino de haber estado toda la noche fumando y bebiendo sin parar.

En 59 minutos de "ritmo veloz" dimos cuenta del típico circuito donostiarra, bordeando las tres playas, echamos unas risas y llegamos a meta tan felices, Silvia, Leire, Idoia, mi tos y yo.



Los cinco tipos barbudos que conforman Fleet Foxes, no se si seran muy veloces tras los zorros en un día de caza, pero si unos fenomenos en cuanto a componer preciosas y sobrecogedoras canciones.
El poder seductor de estos pasa por esas maravillosas armonías vocales, casi espirituales, por sus arreglos musicales, por ese aire hype, por su folk atemporal,...



Casi vencida la tos, seguiremos entrenando.
Col.

sábado, 8 de octubre de 2011

Panda Bear

Panda Bear es Noah Lennox y este es parte de Animal Collective. Tres grandes nombres para la vanguardia de cualquier ejercito musical actual.
En 2007 con Person Pitch, Panda Bear rozo lo celestial y Noah demostró su talento y el motivo por el cual considerarlo un genio contemporaneo.
Sonido pop con aires playeros, una vertiente electrónica y una psicodelia muy marcada y embriagadora.

En abril de este año Noah, Panda Bear, publico su cuarto disco solista, Tomboy, sin llegar a ser una "gran obra del renacimiento" como su anterior largo, este también guarda una maravillosa amalgama de sonidos, el amor por el pop, el minimalismo, el rock clásico y la música folk, además de una luminosa psicodelia. Todo ello sensibilidad musical.

Surfer’s Hymn,  cuarto corte del disco y a tribute to surfers taken by the sea, me resulta hipnotizante y mi imaginación juega continuamente con ella, viajando a donde Lennox me quiere irremediablemente llevar.

Además de la música, la dirección y producción del vídeo son geniales.
Col.

viernes, 7 de octubre de 2011

Que noche

El 30 de Noviembre de 1980 en el Westfalenhalle de Dortmund, Rockpalast el mítico programa musical de la TV alemana, junta en el mismo escenario a dos chavales de 22 añitos, Paul Weller y Jake Burns. Tanto The Jam como Stiff Little Fingers llevaban desde el 77 componiendo y tocando pero hasta entonces no habían coincidido la misma noche.
Por desgracia no estuve allí, yo por aquel entoces tenia 13 añitos recién cumplidos y todavía no los conocía, el Flechazo llego apenas dos años después. ¿qué tipo de música puede gustar sino, a un chaval de 15 años?
¿Y a uno de 43?

miércoles, 5 de octubre de 2011

Fuente de inspiración

Han pasado hoy exactamente 50 años de su estreno en EEUU y Holly sigue, todavía hoy para mi, sentada en el bordillo de su ventana sonriendo.
Hey, What you doing?

El extraordinario Truman Capote puso la narración, Blake Edwards dio las ordenes, Henry Mancini esgrimió la batuta y ella puso todo lo demás.

En mi universo particular este minuto y medio ocupa un lugar destacado.


"She lived alone except for a nameless cat".
Col.

domingo, 2 de octubre de 2011

Quien tiene amigos tiene un tesoro

El mes de octubre, con la Behobia-SS a la vista, es el mes por excelencia de las carreras populares en Donosti y alrededores: Zakila Bira, Tres Playas, la clásica de los 15 Kilómetros, Kros Herrikoia de Lasarte, Media Maraton Donibane Hondarribi,...
Con el punto de forma con el cual suponía que iba a llegar de los Alpes ya estaba echando cuentas a ver en cuales de estas me podía inscribir.
Intuía un mes de Octubre de lo más atlético.

El Tor lo termine relativamente bien, ninguna molestia muscular importante, mentalmente muy fuerte y ufff... con un buen subidon de la autoestima. Perfecto.
Ha sido llegar a casa y a partir del cuarto día, que fue el primero de los tres que he salido a correr, han comenzado las molestias. Corriendo siento que las rodillas se me "desmontan" interiormente, la espalda y el cuello también se quejan y para colmo acabo de pillar un bonito trancazo.
Supongo que los 340 kilómetros de la Tor en algún momento tenían que pasar factura. 
La pagare sin agobiarme. Toca reposo en octubre, no me queda otra alternativa.
Mientras, sigo comiendo como una lima y duermo como un niño. Que no esta nada mal.

Días antes de salir hacia Courmayeur cenando con mis amigos, les comente a estos que si tenia la suerte de terminar el Tor de Geants, la celebración a la vuelta correría de mi cuenta y seria por todo lo alto, como esta aventura se lo merecía. 
Me hacia mucha ilusión que así fuera. Y creedme que esta promesa ha sido una motivación extra que me ha ayudado emocionalmente mucho.
Durante los días de la prueba todos ellos siguieron mis pasos mediante la pagina web de la carrera, noche y día y por lo que me cuentan la vivieron de una forma especial. No se la de mensajes de animo que me llegaron al móvil.

El viernes tuvimos la Cena.  No me suele gustar, pero me hicieron sentirme Especial.
Al postre me tenían guardada la sorpresa, las sorpresas.
                                                        la Txapela de campeón

                                             Todo un Trofeo con foto serigrafiada.
                                  "En reconocimiento y admiración por tu hazaña"
                
            Y unos super bastones de carbono a los que les tenia echado el ojo desde hace tiempo.


Carlos, Jonan, Xabi, Iker, Gonzalo S., Txema, Jose, Esteban, Jon, Santi, Pato, Javi y Gonzalo R. Ha sido la mejor forma de poner punto final a esta aventura.
MUCHISIMAS GRACIAS.

Col.

martes, 27 de septiembre de 2011

If I ever feel better...

Sigo en una nube.
No consigo concentrarme en mis quehaceres diarios, a todo momento me vienen recuerdos de esos días, todavía nada lejanos, en los que me sentí todo un Geant, un tipo afortunado, privilegiado, por poder disfrutar de la forma que lo hice, de lo que mas me gusta.
Hasta los momentos mas chungos vividos en las horas nocturnas, ahora los recuerdo con añoranza, como momentos decisivos salvados con valentía y determinación. Una lucha de poder a poder con el sueño, el peor enemigo en este viaje.

Las personas "normales" de mi entorno que conocían este mi viaje, creen que lo que hice, lo que hicimos, es una locura, una temeridad, yo en cambio en mi caso lo veo ahora como un paso necesario, imprescindible que me ha ayudado a conocerme mejor.

He sido feliz rodeado de estos paisajes y compartiendolos con mis compañeros de viaje.
                                              Parque Nacional del Gran Paradiso.
                                                                Monte Rosa.
                                                             Monte Cervino.
                            Josu camino de alcanzar el Col di Nana 2770 metros.

    Y las alegrías compartidas con los de casa siempre son dobles.
                                                
                                               GRACIAS.



"If I ever feel better
Remind me to spend some good time with you"

Col.

miércoles, 21 de septiembre de 2011

TOR DES GEANTS

No se como relatar esta Aventura que acabo de terminar. No quiero que resulte una crónica al uso pues no ha sido una prueba corriente y no me apetece detallar todas y cada una de las 145 horas que me ha llevado terminarla.
145 horas en las que realmente no he hecho otra cosa, día y noche, que andar, a veces trotar, por unos paisajes idílicos de grandes montañas y blancos glaciares.

Si me limitase a hablar de los kilómetros, de las durísimas subidas, de las dificilisimas bajadas, de la atronadora tormenta de la primera noche, de las poquisimas horas de sueño (nueve en total), del cansancio acumulado, de los dolores musculares, del frió nocturno, del calor diurno, del cansino menú de los avituallamientos, de las bulliciosas bases de vida, de los maravillosos refugios de montaña...no hablaría de lo que realmente y especialmente me ha cautivado de esta prueba, de lo que me ha hecho disfrutar, emocionarme, alegrarme, apenarme, reírme, preocuparme,...Vivirla Plenamente.

Los 467 tarados que salimos el domingo 11 a las 10 de la mañana de Courmayeur no teníamos otro objetivo singular que llegar, tras 340 kilómetros, otra vez al punto de partida. Era el objetivo personal de cada uno, para el cual nos habíamos preparado a lo largo del año.

Pero esta meta subjetiva y personal, con el paso de los kilómetros y las horas de marcha, se convirtió en global y las penurias y alegrías de los demás se vivían como propias, las alegrías se compartían y los momentos dificiles y de frustración se afrontaban en compañía.
Esta sensación de familia, de bloque, de compañerismo, es la que mas me ha impresionado y de la que mejor recuerdo me llevo.
Han pasado unos cuantos días desde que la termine y mirando atrás lo que recuerdo son nombres, caras, compañeros. Estoy convencido que ellos serán mi recuerdo de la prueba en un futuro: Josu, Fernando, Mark, Manuel, Emilio, Marcelo, Alejandro, Javier, Albertxo, Delena, Tadaki, Edu, Ana, Oskar, Rober, Elena,...

 

Han sido unos días irrepetibles, intensos, llenos de momentos buenos y malos como los que guarda cualquier etapa de la vida.

Col.

sábado, 3 de septiembre de 2011

Confianza

Llevo días, meses intentando explicar, a quien me lo pregunta, cuales son los motivos que me llevaron en Enero a inscribirme al Tor des Geants.
Por las caras que ponen o por los comentarios que surgen, no debo de saber exponerlos muy bien, no les resultan nada convincentes.
Para mi sí lo son.


"Se buscan hombres para viaje peligroso. Sueldo bajo. Largos meses de completa oscuridad. Peligro constante. No se asegura retorno con vida. Honor y reconocimiento en caso de éxito."

Que les motivo a los 27 hombres que tras leer este anuncio a comienzos de 1914, embarcaron en el Endurance al mando de Sir Ernest Shackleton, y completaron la que a día de hoy todavía esta considerada como una de las mayores aventuras, odiseas que jamas se haya realizado.
Que fue lo que sedujo a James Wordie, John Vincent, Reginald James, Walter How, Thomas Mc Leod,...para lanzarse a vivir una historia de penalidades, que a partir de aquel mes de agosto de 1914 sufrieron cuando el Endurance partió del puerto de Londres destino a los confines del sur.

Quiero pensar que entre los factores que alimentaron su motivación, esta sin duda el espíritu de desafío, de probarse a uno mismo, de ir mucho más lejos de lo que nos creemos capaces.

Yo es lo que intentare encontrar en esta del todo incomprendida aventura, que comienza el próximo día 11. Y la intentare afrontar con la misma motivación que la gente del Endurance la suya.


La más poderosa de las motivaciones es la interna.

Col.

lunes, 29 de agosto de 2011

Querer es poder



Le tenia ganas a esta prueba desde hace tiempo ya que todas las referencias a ella eran muy buenas: paisajes preciosos, muy bien organizada, montaña de verdad,...
Este año, de cara a la preparación del Tor de Geants, me parecía que era el momento de hincarle el diente. La larga, a solo 14 días del comienzo de la bestialidad de Italia, se me antojaba un poco demasiado, en cambio la corta de "solo" 80 kilómetros era perfecta como preparación, como un último buen entreno para ir a Aosta con los deberes bien hechos.
Si todo esto no fuese suficiente, tenía también desde hace tiempo muchas ganas de que Silvia se estrenase en esto de los trails. Y a pesar de lo dura de esta prueba, 80 kilómetros, mas de 5.000 metros de desnivel y terreno técnico en muchos de sus tramos, me decidí a inscribirla a ella también.

Muchos de los entrenamientos largos que he realizado este año han sido en su compañía, salidas de hasta 50 kilómetros con desniveles superiores a 2.500 metros los ha solventado con relativa facilidad, pero ya sabemos que una prueba de estas características, con sus muchisimos kilómetros, con sus durisimas subidas a alturas considerables, con los efectos de una noche sin dormir, no son como para tomárselo a broma.
Días antes de la salida yo estaba bastante nervioso, bastante mas que si solo participase yo. Mi único objetivo era que Silvia, en este su primer trail, disfrutase,...terminase o no.

La noche del jueves 25 al viernes, que era cuando salían los valientes de la Ultra para afrontar los 160 kilómetros, fue malisima. Tan mala que la salida se retraso dos horas, de las 5 a las 7 de la mañana y las previsiones para el primer día eran de mucha lluvia y frió, mucho frió. En cambio para el fin de semana se esperaba una mejoría considerable, pero con temperaturas muy muy bajas en las cumbres. 

El sábado a las 5 de la mañana, con bastante frió y tras no haber dormido mucho, nos dieron la salida en el pequeñito pueblo de Ville de Aure, bajo la estación de esquí francesa de Saint Lary Soulan. Teníamos 25 horas para completar los 80 kilómetros y subir todos los picos que marcaba el libro de ruta.
Muchisima gente, eramos creo que casi 800 inscritos, y nada mas salir y tras el primer kilómetro miro hacia atrás... vamos los antepenúltimos!!!
Mucha gente no es muy consciente de su nivel o no quiere serlo. Muchos de los que salieron corriendo los pasaríamos después en las primeras rampas del primer col con claros signos de ir hechos polvo y de haberse quemado quizás en esos primeros kilómetros.
Nosotros marcándonos un ritmo cómodo pasamos la primera dificultad, el Col de Portet de 2.200 metros, con las primeras luces del día. En la bajada llega el primer avituallamiento, hace mucho frió y no queremos quedarnos demasiado tiempo en el. Tomamos algo de jamón york, queso, galletitas saladas y un poco de Coke y seguimos para adelante.
Durante la siguiente ascensión, al Col de Bastanet de mas de 2.500 metros, vamos pasando a mas gente. Tenemos hasta la una del mediodía para completar los primeros 30 kms, hasta Artigues, y no caer en la primera criba. Manteniendo el mismo ritmo de estos primeros kilómetros no me parecía que fuésemos a tener demasiados problemas para pasar con holgura por ese punto kilométrico.
El cielo que al amanecer estaba completamente despejado cuando empezamos el descenso empieza a cubrirse de nubes. El paisaje es extraordinario.

Entramos en una zona de grandes piedras, bastante técnica, con unos cuantos pasos complicadillos y Silvia que hasta entonces lo llevaba haciendo todo perfecto, empieza a ponerse nerviosa, el miedo a resbalar y caer le hace avanzar muy despacio. Para completar los siguientes siete kilómetros necesitamos bastante mas tiempo del deseado y muchos a los que hemos pasado subiendo nos sobrepasan bajando.
Cuando llegamos a Artigues son las 12:40, solo a veinte minutos del cierre de control. Satisfechos de haber podido solventar un momento critico, pero también conscientes de la posibilidad de encontrarnos con pasos tan complicados en las próxima horas y con bastante menos luz. 

Paramos justo lo necesario e imprescindible como para beber y comer algo, las galletitas saladas estaban buenisimas, y salimos dirección a lo que iba a ser la ascensión mas larga del día, primero el Col de Sencours de 2.350 metros e inmediatamente después el Pic du Midi de 2.870, en total un desnivel positivo de mas de 1.700 metros.
La niebla ya cubre las cimas de los montes y la temperatura a medida que  ascendemos va bajando considerablemente. 
El ritmo que imprimimos es muy bueno y pasamos a muchos participantes, la mayoría son franceses. Silvia así como bajando se arregla peor, subiendo disfruta y se encuentra mas a gusto. La veo otra vez contenta y muy fuerte.
Hacemos cima en el Col de Sencours con relativa facilidad, con tiempo de sobra respecto al cierre de control que la organización había establecido en este punto para las 16:00 horas. Tomamos algo rápido en el avituallamiento preparado en una borda por una perfecta Organización y nos disponemos a encarar los 3,5 kilómetros en zig zag y 500 metros de desnivel positivo que todavía nos quedaban hasta llegar a la cima del Pic du Midi.
La niebla lo tapa todo y el paisaje mas bien nos lo tenemos que imaginar. Una pena.

La subida y bajada al Pic du Midi se realiza por la misma pista, y mientras subíamos nos fuimos cruzando con participantes que ya bajaban. El saludo era continuo y recíproco Courage, Bravo,...
La subida a este pico la disfrute mucho, yo me encontraba perfecto y le veía a Silvia muy metida en la prueba y manteniendo un ritmo buenisimo.
Las últimas rampas son duras y empinadas, de piedra suelta, y llegamos a pasar a mucha gente que con anterioridad nos había pasado bajando.
En la cima, donde se encuentra el observatorio, habían colocado un control de paso, aquí la gente llegaba bien tocada y muchos de ellos tenían que tomarse su tiempo para descansar. En el avituallamiento de Sencours y durante el ascenso al Midi vimos a dos participantes a los cuales habían tenido que aplicar oxigeno y a uno de ellos también el goteo.

Nosotros apenas pasar por el control de la cima ya bajamos otra vez dirección al Col de Sencours y de aquí seguimos descendiendo hacia el siguiente punto de control y avituallamiento, Tournaboup kilómetro 50, donde teníamos que pasar antes de las 20:00. El colchón de tiempo respecto al cierre de control ya era suficientemente importante como para tomarnos la bajada mas relajada y sin tantos nervios.
Esta vez el descenso, con el famoso Tourmalet siempre a la izquierda, es relativamente fácil y por una pequeña senda bien marcada.
Tournaboup a 1435 metros de altura, en la estación de esquí de Superbareges, era el último punto donde la organización estableció la posibilidad de abandono y posterior traslado en autobús a la llegada. De aquí en adelante sin posibilidad de traslado cada uno se las arregle como pueda.

Al llegar la organización nos revisó el material obligatorio, sobre todo las prendas de abrigo y nos advirtió de la posibilidad de encontrarnos temperaturas muy muy frías durante la noche y a lo largo del trayecto que nos quedaba.
Silvia un poco asustada con las predicciones del tiempo, con el hecho de ser este punto el ultimo con retorno, de la llegada de la noche y de la posibilidad de encontrarnos con un terreno complicado, me preguntó por su posible retirada.
Momento delicado y que salve con un "esta prueba la hemos venido a terminar los dos juntos" :)

Cuando salimos de este avituallamiento, bien abrigados, ya eran casi las siete de la tarde, todavía de día y nos quedaban 30 kilómetros duros y la mayoría de ellos a oscuras.
Decidimos comenzar el ascenso al siguiente Col, el de Baréges de 2.470 metros, en grupo, pero a medida que ascendemos y gracias a nuestro ritmo muy constante, vamos dejando a los integrantes del grupo atrás.
Cuando hacemos cima la noche es cerrada y fría.
Ahora nos tocaban mas de 9 kilómetros de descenso hasta el siguiente punto de control, de noche solo con las luces de nuestros frontales y con la posibilidad de que estos fuesen por piedras y complicados para Silvia.
La bajada, por suerte, no es mala, pero la hicimos despacio, bien seguros de nuestros pasos y gracias al buen trabajo de balizaje de la organización sin mayores complicaciones. Durante el descenso nos encontramos a un participante parado y totalmente desorientado. Se nos acopla y así en grupo de tres bajamos durante un buen rato.
Bajada que se nos hizo bastante larga y tediosa al atravesar durante bastantes kilómetros un bosque cerrado, con infinidad de arroyos que había que atravesar y muchas veces cruzar por la mitad, con el consiguiente remojón de pies.

Con bastantes horas ya de oscuridad llegamos al último avituallamiento, Merlans, kilómetros 67, el frió en esta noche estrellada era considerable y nos quedaba todavía una pequeña ascensión de apenas 200 metros de desnivel al último col, el de Portet.
En el concurrido avituallamiento se estaba de maravilla, calentitos y bien rodeados de viandas. Pero...había que proseguir. Quedaban todavía 13 kilómetros, de los cuales 1,5 eran de ascensión hasta el col por una excelente pista y 11,5 de descenso por unas pistas empinadisimas de la estación de esquí de Saint Lary Soulan.
Con tranquilidad, paciencia, sin signos de sueño y siguiendo las cintas puestas por la organización hacemos cima y posteriormente empezamos a descender. Un participante que en ese momento pasamos nos comenta que va muerto de sueño y que allí mismo se paraba a echar una cabezadita. Uff, con el frío que hacia.
Un descenso muy largo, con bastante niebla, pero sin mayores complicaciones y sin signo ninguno de decaimiento por parte de Silvia, ni mio.
Las ganas de llegar hacen que muchos participantes nos pasen corriendo, jugandose una mala caída.
Las luces del pueblo de Vielle de Aure se empezaban a ver en el fondo del valle.
Ya soñabamos con la meta y con una emocionante llegada. Pero esta todavía se hace esperar.
Los últimos kilómetros por una pista semiasfaltada sirven para que media docena de participantes nos pasen corriendo. Y a falta de un kilómetro, con mas ilusión que fuerzas, somos nosotros los que aceleramos el paso, y corriendo al trote entramos en Meta, brazos en alto y entre aplausos de bastante gente.
Felices y muy contentos. La emoción del momento me hace no fijarme en la hora, pero no importa, todo ha salido perfecto. 
Silvia se ha comportado como una campeona, como lo que es.


A falta de confirmación en la clasificación oficial me parece que nuestro tiempo fue de algo mas de 22 horas. Un tiempazo, si señor.
Silvia cosecha sus primeros tres puntos para el Ultra Trail del Mont Blanc de 2012, jejeje.

Personalmente me he encontrado bien, y las sensaciones han sido muy buenas, las esperadas. Ha sido un paso mas hacia lo que me espera en menos de quince días.

Col.

viernes, 19 de agosto de 2011

Pirineos otra vez.

Una semanita para otro de los grandes retos del año, el Grand Raid des Pyrénées.
En este caso van a ser 80 kilómetros, con salida y llegada en Vielle-Aure, en el mismo corazón de los Pirineos.

Van a ser unos cuantos los cols que se ascienden: Col de Portet, Col de Bastanet, Col de Sencours, Col de Bareges y el famosisimo Pic du Midi de Bigorre, de 2876 metros.

En total mas de 5.000 metros de desnivel positivo y 25 horas para terminarla.
Una prueba ilusionante, por la dificultad del reto deportivo, por lo maravilloso del lugar y sobre todo para mí, por que es el debut de Silvia en una prueba de esta envergadura.
Saldremos sin ningún objetivo fijo, paso a paso, con el único fin de disfrutar, de acumular sensaciones y experiencia para un futuro.
Considero que solo el hecho de estar en la salida de una prueba de esta índole es un éxito en sí.

Personalmente con el Tor des Geants a solo 22 días, no quiero cometer errores. Me gustaría que esta prueba se resolviera como un entreno largo, de calidad, manteniendo un ritmo cómodo que no me suponga un gasto excesivo y del que pueda recuperarme rápido los siguientes días. 
Ya veremos.
Seguimos on the road.

lunes, 15 de agosto de 2011

Beat

A finales de los setenta, en pleno estallido del punk, del revival mod, de la new wave, en los suburbios de las ciudades industriales inglesas renace un movimiento que auna como ningún otro los ritmos musicales de la época, pop, punk, soul, reggae y ska jamaicano,...
Grupos muy jóvenes como The Specials, The Selecter, Madness, Bad Manners, The Beat,...hicieron de esta Ola a lo largo de los ochenta, un sonido muy especial y muy bailable. Gente con un look muy peculiar, característico de la época, pantalones pitillo, calcetines vista, tirantes, trajes ajustados, gorro ska...los Rudeboys crearon escuela fuera de las fronteras británicas.
Fue un movimiento de ritmos divertidos y que yo disfrute mucho.


De entre ellos The Beat fue quizás el que mas me gustaba.

David Steele y Andy Cox, guitarra y bajo del grupo, tras disolverse The Beat, formaron en 1984 junto con Roland Gift, Fine Young Cannibals. Un año después editaron su primer disco donde versioneaban un éxito de 1969 del gran Elvis, Suspicious Mind.
Les quedo una versión excelente de una preciosa canción.


Col.

viernes, 12 de agosto de 2011

Compañia

Busco una Banda Sonora para seis noches de insomnio, para aferrarme al camino, para seguir una luz en la tormenta, para tener una guía en las cumbres. 

Sueño con una noche estrellada en el Valle de Aosta. 

"And it's something quite peculiar,
Something that's shimmering and white.
Leads you here despite your destination,
Under the Milky Way tonight".


Esta gente siempre me ha ayudado a encontrar ese algo, son parte de mi galaxia musical, de mi Vía Láctea.
Me ayundan a fagocitar la materia oscura de mi entorno.


Col.

martes, 2 de agosto de 2011

Questa avventura individuale

L'iscrizione di  OSTOLAZA ASIS alla corsa  Tor des Geants 2011 è stata completata; Il suo numero di pettorale è 499.

Tras enviar por fax el Certificado Medico y la Declaración de Responsabilidad, no he tardado mas que unas pocas horas en recibir por email la confirmación y mi número de dorsal. El 499!!!
Somos 500 inscritos y me toca el penúltimo número. Vaya. De todas formas ya firmaba ahora mismo llegar en esa posición al final de la prueba.

Poco a poco voy cerrando cuestiones relativas a la prueba, ya tengo dorsal, también hotel, me he decidido a ir en coche y con un poco de suerte nos acompañaran a Silvia y a mi una pareja de buenos amigos.
La cuestión de la ropa es tema muy importante y puede convertirse en vital, si el tiempo no acompaña sobre todo en altura.
El hecho de ir en coche me da la posibilidad de poder llevar bastante ropa y ya una vez allí decidirme por un tipo u otro en función del tiempo que vaya a hacer.
Se sabe que son 335 kilómetros, 48.000 metros de desnivel, montaña, en semiautosuficiencia, pero del tiempo que nos va a hacer nadie tiene ni idea y es quizás la variable mas importante y la mas determinante en esta prueba.
Que complicada y a la vez que sencilla es esta prueba. No se trata mas que de salir un domingo a la 10 de la mañana a andar y no hacer otra cosa mas que eso durante los siguientes seis días. Pero eso sí, andar durante 150 horas sin parar, mientras el cuerpo aguante y sobre todo, y quizás mas importante, la cabeza.
Para que el cuerpo aguante yo sigo entrenando. Desde que termine la Ehunmilak he bajado el volumen y ahora procuro encadenar mas días de entrenamiento seguidos pero de menos kilómetros.
Y para entrenar la cabeza, busco motivación, espacios donde recurrir cuando el tema se pone gore, pequeños trucos o recursos emocionales que me trasladen a un mundo perfecto. Son maniobras de escapismo.

2:07 minutos de mi mundo perfecto los creo Howard Hawks, en 1959, en esta escena de Rio Bravo. Bueno, Hawks solo tuvo que poner en pantalla al genial Dean Martin y al joven Ricky Nelson, lo siguiente broto de forma espontánea.
Gran peli y preciosa canción, Mi rifle, mi pony y yo.


Col.

lunes, 25 de julio de 2011

Joie de vivre

Hoy hace siete días del final de la Ehunmilak y nueve de su comienzo. A pesar de la pechada que nos pegamos apenas he sufrido dolores musculares, ni alteraciones de sueño, ni otras molestias que no me hayan dejado continuar con mis entrenos. Estoy realmente sorprendido y a la vez muy contento de lo bien que asimilado tal esfuerzo. La única molestia que ha perdurado un par de días ha sido el dolor en las plantas de los pies, pero con unos pequeños automasajes y bien de crema hidratante estos dolores han desaparecido.

He comprobado y reafirmado mi cuelgue por las carreras de montaña. No quiero saber nada o poco del asfalto, me he dado cuenta que donde me encuentro realmente a gusto es por allá arriba, es donde realmente disfruto ya sea corriendo o simplemente dejandome llevar por las sensaciones que se experimentan rodeado de la naturaleza.
No sé que me deparara el futuro en cuanto a actividades deportivas, pero no me veo muy lejos de pistas embarradas, de empinados repechos, de cimas envueltas en niebla o de sendas entre pinos.
Una dosis muy alta de este veneno la voy a "sufrir" en mes y medio en el Tor de Geants. Una dosis que va a saciar por una temporada mi mono de naturaleza y montaña. Estoy muy ilusionado con este reto.

Hoy no ha parado de diluviar en Donosti. Me apetecía salir a bicicletear un rato. Quizás tanto Tour me ha sugestionado. Pero me he tenido que conformar con hora y media de rodillo delante de la pantalla y con un clásico de la comedia, divertida, de diálogos absurdos pero geniales, de escenas míticas de la historia del cine, "Una noche en la opera" de los Hermanos Marx, 1935.
Esta escena es sublime, Aquí, Groucho y Margaret Dumont, una vez mas cara a cara.

Col.

martes, 19 de julio de 2011

Ehunmilak 2011

Uno de los objetivos deportivos principales del año ya esta cumplido. El domingo, a las 16:08, entrabamos en Beasain después de haber dado buena cuenta de los 168 kilómetros y mas de 11.000 metros de desnivel positivo que tiene la EHUNMILAK.
Han sido 46 horas y 8 minutos muy intensos. Vividos sin parar.

Cuando te enfrentas a una prueba de estas características tienes que ser muy prudente y ser consciente de que llegaran momentos muy duros durante la misma. Que dominar todos los factores que la rodean es imposible y que a lo largo de la misma alguno de estos factores te lo van hacer pasar muy mal, es entonces cuando necesitas echar mano de la fuerza mental y saber sobreponerte.

La prueba es muy dura, es un autentico rompepiernas, la organización se ha esmerado en buscar el recorrido mas duro, el que mas daño inflinja a las piernas y a la moral.
Cuando el viernes a las seis de la tarde daban la salida, Fran, Enrike y yo ya lo sabíamos, la conocimos y la sufrimos el año pasado, pero a pesar de ello los primeros 20 kilómetros, hasta Zumarraga, los hicimos bastante rapido, manteniendo un ritmo alto en las subidas y corriendo en las bajadas.
Después llego la primera noche, esplendida, luna llena, una temperatura ideal, no me hizo falta sacar el cortavientos en ningún momento.

Cuando empezó a amanecer ya subíamos hacia el Ernio desde Azpeitia, km 57. Detrás ya habíamos dejado unos cuantos montes, Izazpi, Irimo, Hirukurutzeta, Erlo, pero los mas duros todavía quedaban lejos.
Desde primera hora de la mañana ya nos dimos cuenta que el calor y sobre todo la humedad iban a ser un factor importante durante todo el día. Fran los empezó a acusar pronto.
Tras subir el Ernio, en la bajada dirección a Tolosa, nos encontramos con Agustin (Ciego Sabino) ya va un poco tocado, el calor junto con la humedad se lo están haciendo pasar mal.

Cuando llegamos a Tolosa, km 77, mi amigo Gonzalo nos esta esperando con Silvia.


Saludos, fotos y en el avituallamiento, ropa limpia, un poco de agua y jabón y un plato-mix (pasta, arroz, tomate y queso). A las 12 salíamos de Tolosa.
De aquí en adelante los kilómetros cada vez pasan mas lentos y Fran cada vez va peor. La subida al Txindoki la hacemos muy lentos, Fran siempre a cola, ya no se queja solo del calor sino que también la cadera le empieza a dar problemas.
En la cima nos comentan que vamos segundos por equipos.
El recorrido entre el Txindoki y Lizarrusti, por todo Aralar, lo hacemos entre niebla. Es un tramo bastante duro, donde no hay ni cien metros llanos. Gracias al buen trabajo de balizaje de la organización no tenemos problemas en dar con el buen camino. Llegamos a Lizarrusti casi de noche, km 117. El tiempo cambia y empiezan a caer las primeras gotas. Fran ya va de pena. No dice ni palabra y es su coraje y cabezoneria los que le hacen continuar.

El tramo entra Lizarrusti y Etxegarate, de 13 kilómetros, es para mi el peor. Se hace muy pesado, tanto el año pasado como este, la lluvia, el frió, el barro y la niebla hacen de estos kilómetros los mas penosos. Excepto la primera subida nada mas dejar Lizarrusti, que es terrorífica, no es un tramo de mucho desnivel, pero el hecho de ser el comienzo de la segunda noche, la niebla que dificulta mucho la localización de las balizas y el barro que frena el ritmo considerablemente, hacen de esta para mi la peor parte.
Fran no se olvidara de la de este año facilmente, los 13 kilómetros se le hicieron eternos. Enrike y yo tirábamos de el, intentábamos mantenerle entretenido hablándole, pero su cara era todo un poema.
Nada mas llegar a Etxegarate, con lágrimas en los ojos, nos dice que no puede mas, kilómetro 130. 
Es la primera vez que se retira en una prueba y tiene a sus espaldas muchas de este pelo. 
Tras un sentido abrazo, le dejamos en Etxegarate a descansar y Enrike y yo, tras comer algo y cambiarnos continuamos hacia San Adrian, es noche cerrada y el mal rato que ha pasado Fran me ha dejado destemplado y con mal cuerpo. Pero hay que sobreponerse, una vez mas.
Momentos antes de partir me vuelvo a encontrar con Agustin que esta vez me dice que también lo deja aquí. Que dura es esta prueba.

Tras descomponerse el nuestro en carrera, solamente sigue un equipo al completo de los nueve que habíamos tomado la salida.
De Etxegarate en adelante, Enrike y yo, subimos el ritmo, queremos recuperar algo de lo perdido en los kilómetros anteriores. La subida hacia el túnel de San Adrian es larga y un poco antes de llegar al albergue donde esta el avituallamiento empieza a amanecer. Enrike por culpa del sueño pasa un rato critico, ve gallos!!! donde solo hay helechos y siluetas humanas moviendose donde solo asoman piedras. Alucinaciones por culpa de tantas horas sin dormir y sin parar de andar.
Yo excepto un momento de siete u ocho bostezos ininterrumpidos no siento un sueño excesivo. En este aspecto voy mucho mejor que el año pasado. 

Pasamos San Adrian y encaramos la última parte de la subida al Aizkorri. Es una subida muy empinada, por una pequeña senda en zig zag, muy dura pero también muy espectacular. Se la conoce como El Calvario, no digo mas. A mi me encanta. Subiendo me encuentro todavía bastante bien, las piernas me responden de maravilla. Hacemos pronto cima. Es el punto mas alto de toda la prueba, 1.528 metros, de ahora en adelante 25 kilómetros, mas o menos, practicamente todos de descenso.
Hace frió y llueve, la bajada hasta Andraitz se torna muy peligrosa. Las piedras resbalan muchisimo y tengo las manos ateridas de frió. Durante casi una hora las única palabra que nos decimos Enrike y yo es  Cuidado!!!  Vamos en tensión. Llegados a un collado dejamos definitivamente la parte mas complicada de Aizkorri para empezar a bajar hacia Oazurtza, donde esta el siguiente avituallamiento. Ahora no son las piedras, sino el barro el que nos hace caer en alguna ocasión.
Paramos en el avituallamiento, tomamos un par de caldos y algo mas, y seguimos rapido.

Nos quedan 19 kilómetros, Zerain, Mutiloa, Liernia y por fin!!!  Beasain.

Cruzamos el pueblo entre aplausos de la gente, y justo antes de meta un estrechón de manos con Agustin y Atalanta, que ya estaban de calle, un recuerdo para Fran y ya está, se acabó.  Felicidad.

Esto es muy a groso modo lo que viví este fin de semana.
Me resulta difícil plasmar todas las sensaciones, buenas y malas, vividas durante tantas horas.

Un gran fin de semana gracias a "mis piernas" y a la compañía de Enrike y Fran. Y sobre todo y mas importante a los ánimos de mi gente y amigos que un año mas estuvieron a pie de carretera Iker, Eli, Ion, Unai, el pequeño Paul, Gonzalo y a los que me enviaron mensajes de aliento y a mi Fan número uno, Silvia.
Muchas Gracias.

Me hizo mucha ilusión conocer a Abel (Atalanta) y a Fali y por supuesto volver a encontrarme con el gran Agustin (Ciego Sabino).
Una mención muy especial a todos los voluntarios, es de lo mejor que tiene la prueba, su ayuda y muestras de apoyo y animo, son de vital importancia para el exito en esta.

Gracias a todos.

Col.